Según cifras de organismos y asociaciones ambientales, la tasa de aprovechamiento de residuos sólidos en Colombia es del 17%, una cifra baja si se tienen en cuenta las graves consecuencias que ocasiona la usencia de una cultura de reciclaje a nivel país, y por supuesto en el mundo.

Para el Banco Mundial, organismo multilateral, la gestión de los desechos sólidos es un problema universal que atañe a todo habitante del planeta. Y es que un 90 % de los desechos que se vierten o queman a cielo abierto en los países de ingreso bajo, son los pobres y los más vulnerables quienes sufren las principales afectaciones a esta deficiencia.

En lo corrido de los últimos diez años, se han registrado múltiples deslizamientos de basureros en lugares pobres como Etiopía, Guatemala, Bolivia. En Colombia se recuerda la emergencia del año 1995 en el relleno sanitario Doña Juan, ubicado al sur de Bogotá, cuando un deslizamiento afecto a cientos de familias. El año pasado en Bucaramanga se registró otra emergencia que puso en alerta a las comunidades sobre sus efectos.

“La gestión inadecuada de los desechos está produciendo la contaminación de los océanos del mundo, obstruyendo los drenajes y causando inundaciones, transmitiendo enfermedades, aumentando los afecciones respiratorias por causa de la quema, perjudicando a los animales que consumen desperdicios, y afectando el desarrollo económico, por ejemplo, al perjudicar el turismo”, destaca Sameh Wahba, director de Desarrollo Urbano y Territorial, Gestión de Riesgos de Desastres, y Resiliencia del Banco Mundial.

A continuación un dato importante del 2016: en el mundo se generaron 242 millones de toneladas de desechos de plástico, el equivalente de unos 24 billones de botellas de plástico de 500 ml. Con el volumen de agua de estas botellas se podrían llenar 2400 estadios olímpicos, 4,8 millones de piletas olímpicas, o 40 000 de bañaderas. Dicho número de toneladas también equivale al peso de 3,4 millones de ballenas azules adultas o a un conjunto de 1,376 edificios Empire State. Si la cantidad anterior se hubiera reciclado ¿cuánto daño al ecosistema podríamos evitar?

Finalmente un llamado urgente, si no se incorporan modificaciones en el sector, las emisiones relacionadas con los desechos sólidos probablemente aumentarán a 2600 millones de toneladas de CO2 equivalente para el año 2050. La mejora de la gestión de los desechos ayudará a las ciudades a ganar capacidades frente a las condiciones climáticas extremas que producen inundaciones, dañan la infraestructura, desplazan a comunidades y destruyen sus medios de subsistencia humana.